lunes, 13 de febrero de 2017

La dificultad de la sencillez

Parece una contradicción, lo normal, a primera vista al menos, sería pensar que lo sencillo es fácil y por consiguiente, que lo difícil es lo complejo, pero a lo largo de mi vida he ido corroborando que no siempre es así, ni siquiera en la mayoría de los casos.
Si algo no nos conviene, nos hace daño, nos lleva a situaciones que nos desagradan y para poder seguir haciéndolo nos vemos en la tesitura en ocasiones de estar fuera de la ley y en graves riesgos, lo sencillo sería alejarnos a toda velocidad de esto, pero en mi caso me he tirado al menos un cuarto de siglo, viendo una enorme dificultad para dejarlo.



Está claro que hablo de tóxicos, que ya por su simple denominación nos debería mantener alejados, pero que, vuelvo a repetir, y creo que no solo en mi caso, en la sencillez encontramos una enorme dificultad.
Podríamos pensar que este caso sería la excepción que confirma la regla, pero no es así, es tan solo el ejemplo mas notorio de una larga lista.
A lo largo de mi vida no he sabido alejarme de casi nada de las cosas que por su influencia negativa en mi, me debería resultar fácil poder rechazar.
Relaciones "amorosas", amistades peligrosas, ocio al límite, parece que todo lo que me perjudica de una forma clara para la consideración de una persona sensata es a lo que yo irremediablemente me veo atraído, de lo que no se desembarazarme, ni distanciarme siquiera.


He pasado mucho tiempo pensando que era una cuestión de gustos, esto era lo que me gustaba y por eso lo elegía, pero en la actualidad mas bien creo lo contrario, que es algo que no me gusta, o al menos no me gustaba, lo que me provocaba esa atracción hacia las zonas pantanosas de las que no sabía escapar, o simplemente no quería.
Creo que simplemente no me gustaba yo mismo, llevo años y años no queriéndome, incluso en ciertas etapas, odiándome, de ahí que la elección de todas esas cercanías perniciosas no fuesen mas que una forma de castigar a la persona que detestaba.
Estoy intentando aprender a quererme, a aceptarme como soy, con mis defectos y mis virtudes, con mis errores y aciertos, con mis pros y contras. Intento no engrandecer cada uno de mis traspiés y procuro también no minimizar cada paso acertado.
Estoy en la lucha por conseguir equilibrarme y ser justo conmigo mismo, y ahora, durante esa lucha, descubro que lo que antes consideraba como imposible, dejar las toxicidades de mi vida, lo voy viendo como más fácil, mas tangible, mas lograble.
No se si volveré a tener alguna recaída, espero que no, pero si así fuera no permitiré que me hunda, intentaré darle la importancia real que tenga y desde mi amor a mi mismo volver a seguir intentando que lo sencillo cada vez sea mas fácil para mi.

PEDRO

No hay comentarios:

Publicar un comentario

CINE: VERONICA

Este viernes 15 de diciembre vamos a ver una película basada en un hecho que dejo perplejos a los  vecinos de Vallecas, unos hechos parano...