Los humanos somos seres sociables, necesitamos de los demás para vivir, para sentirnos queridos, escuchados y comprendidos; para compartir, para crecer, para disfrutar, para relacionarnos y crear lazos afectivos, de amistad o de cooperación. En definitiva, sentir que no estamos solos.